Compartir

A tenor de lo que se observa en los principales medios de comunicación, podríamos pensar que la ciencia-ficción es un género minoritario en... (Publicado por Lino Moinelo el domingo, 19 de junio de 2011, a las 16:24, para el blog «Al final de la Eternidad»)

Recopilatorio de autores de ciencia-ficción españolesA tenor de lo que se observa en los principales medios de comunicación, podríamos pensar que la ciencia-ficción es un género minoritario en España. Pero, si por un momento dejamos a un lado el medio literario minoritario en comparación —copado por detectives nórdicos y vampiros adolescentes— y consultamos en nuestro entorno inmediato —fuera de los círculos habituales del género—, seguro que una mayoría de amigos, familiares y compañeros de trabajo ven con agrado alguna película o serie de televisión de este género.

Otro detalle que hace todavía más paradójica esta situación son las enormes colas que formaban los espectadores para ver películas como Avatar o la saga de Star Wars, los ríos de tinta electrónica que ha generado Blade Runner, o la increíble proliferación de descargas de series de televisión extranjeras con sus correspondientes comunidades de traductores de subtítulos, los cuales por simple altruismo informativo, dedican parte de su tiempo a la traducción compartida y organizada de series que tardarán años o meses en emitirse en España, si es que lo hacen.

¿Por qué ocurre esto? A mi parecer, hay una brecha entre el gran público y la respuesta en los grandes medios, editoriales y productoras. Parece que la tendencia está cambiando gracias a la incursión en este género de escritores habituales de otros derroteros, como Rosa Montero, y alguna serie de televisión como El Barco (Daniel Écija, et al.). Aunque en éstas se evidencia todavía la falta de experiencia y gusto por los detalles en la producción, y la inclusión de multitud de estereotipos vulgares en los guiones. Pero esto ya es algo, pues hasta hace poco solo unos pocos y desconocidos valientes se atrevían con ello.

¿Cuál es la explicación?, se puede especular todo lo que queramos, pero hay algo de lo que se puede partir como base, de lo que podemos estar seguros y de lo que ya se ha hablado en alguna ocasión: la situación de la ciencia-ficción tiene su origen en las particularidades de la sociedad española.

Manifestantes en Valencia cambiando el nombre a la plaza, porque para cojones, los suyos.¿Y cuál es es esa particularidad? Hay un factor que se evidencia todavía más gracias a los recientes acontecimientos socio-políticos de mayo de 2011: la existencia de otra enorme brecha entre la sociedad y la clase política, que con toda probabilidad guarda un paralelismo milimétrico con la brecha mencionada de la ciencia-ficción en los mass-media y el público. Una clase política que controla los medios de comunicación y que hacen prevalecer determinado tipo de contenidos frente a otros, y que por algún motivo, cuando se decide invertir en productos de ciencia-ficción los dosifica con cuenta gotas y siempre dentro del terreno de lo convencional por no decir, vulgar.

¿Cuál es el motivo? ¿Por qué, de ser cierta esta hipótesis, es la ciencia-ficción objeto de esta tirria especial? Un motivo muy probable es que la ciencia-ficción es opuesta por naturaleza a la tendencia habitual en los productos televisivos, cinematográficos y los best-seller literarios. Podría existir algo en la ciencia-ficción que resulta incomodo a la oligarquía gobernante, algo que podría alterar el estado habitual de aborregamiento al que probablemente nos intentan inducir, cual betas atiborrados de soma como en Un Mundo Feliz (Aldous Huxley, 1932).

Cartel de la adaptación cinematográfica de la novela de George Orwell «1984»Dentro de ese estado de ignorante felicidad, hay una premisa que parece extenderse por doquier: la mayoría tiene la razón. Por tanto, hay que hacer lo que hace la mayoría. Es a lo que estamos desgraciadamente acostumbrados a causa de un sistema que otorga poder suficiente al ganador de una elecciones en las que la oferta electoral esta decidida en unos despachos, para modificar la realidad y el vocabulario a su capricho. Un incongruente Ministerio de Igualdad que se dedica a lo contrario de lo que su nombre indica al premiar diferencias determinadas, lo que recuerda tristemente al Ministerio de la Verdad (miniver) de la distópica 1984 (George Orwell, 1949) cuya función consistía en modificar el pasado real a su antojo.

Estos no son frikis, que vaaaaaaDe esta manera, el que no hace lo que la mayoría, se convierte en un friki. No son frikis por ejemplo, los seguidores acérrimos o hinchas de un equipo de fútbol, por aberrantes que puedan parecer algunos de sus comportamientos, al fin y al cabo estos entran dentro de la pauta establecida. Es friki o perro-flauta el que no sigue estas pautas, el que se atreve con otras posibilidades. Es friki el que se atreve a «equivocarse».

Prejuicios, inseguridad, miedo al ridículo, son varios y profundos problemas culturales los que bajo mi parecer, hemos padecido en España y que compartimos con muchos países latinos o hispanos, que nos atascan en los mismos defectos una y otra vez, sin salir, sin poder brillar, a pesar de tener gente muy valiosa pero que es ridiculizada hasta que sale al extranjero, donde ya es valorada. Por algún motivo parece que molesta que la gente destaque, nos los ponen en el objetivo y respondemos poniéndoles la zancadilla, nos reímos en cuanto cometen el más mínimo error. Apuñalamos por la espalda a nuestro vecino, mientras rendimos pleitesía al cacique. Quien sabe, tal vez todo esto por fin esté cambiando.

La ciencia-ficción consiste precisamente en saltarse las normas, en permitir a la mente salirse de lo convencional, algo a lo que pocos se atreven en España y menos valoran, pero que es fundamental e imprescindible para avanzar, para progresar, para aprender, para iniciar nuevas rutas aunque sean inciertas cuando es necesario, para explorar nuevos mundos. Es necesario para superar el miedo al error que en ocasiones, nos impide avanzar.

Lecturas de referencia



Artículo publicado posteriormente en el Sitio de Ciencia-ficción el 14 de junio de 2011
Artículo publicado posteriormente en el Portal Planetas Prohibidos el 17 de junio de 2011

    Publicado por Lino Moinelo en El miedo al error a las 16:24
    Etiquetas: , ,
    Vínculos  

    4 comentarios:



    ) Hari Seldon dijo...

    El Ministerio de la Verdad de la obra 1984 es justo lo que está pasando en este país con la Ley de la Memoria Histórica: Reescribir la historia para que se adapte a la realidad de lo políticamente correcto.
    Lamentablemente, la mayoria de frikis o perroflautas en España están de acuerdo con lo "históricament correcto", por lo que dejan de tener una actitud crítica y, por lo tanto, no son símbolo de ningún progreso.
    Además, creo que a una inmensa mayoría (por no decir todos) no les preocupa lo más mínimo la ciencia ficción, por lo que utilizar a los perroflautas como ejemplo me parece muy fuera de lugar.



    ) Lino Moinelo dijo...

    1- No voy a entrar en los motivos para ocultar la identidad y decir lo que a uno le apetezca escondido tras ese anonimato, pero tampoco voy a ocultar el hecho de que supone una desventaja para quien sí la muestra y se esfuerza por expresar su opinión abiertamente y someterse a las criticas que por ello reciba. El autor de este blog es perfectamente reconocible.

    2- Hablar de las características de un movimiento multitudinario y transversal en base a los propios prejuicios, tendencias políticas y deseos personales no manifiestos, es partir de entrada con una visión parcial e interesada que no lleva a ninguna parte. Por ello, pretender definir los gustos e ideas de sus participantes con cierto nivel de detalle, sin tener el más mínimo estudio que lo avale, es un claro despropósito. No tiene sentido hablar de ello.

    3- La idea del artículo no es establecer una relación entre el gusto por la ciencia-ficción y la capacidad de critica política a nivel de un individuo. Se está hablando de tendencias sociales. Se comparan la aparición de esos fenómenos de protesta como el distanciamiento entre la sociedad y sus representantes, ocasionado por los mismos que mantienen a la ciencia-ficción en el ostracismo, intencionadamente o no. Es la excepcionalidad de este tipo de protesta lo que demuestra lo poco acostumbrados que estamos a tomar caminos alternativos. Un mayor gusto por la ci-fi en España favorecería otras actitudes y otras formas de hacer política, que no harían necesarias estas protestas —no por estos motivos, al menos—. Independientemente de los gustos literarios y cinéfilos de los que las practiquen.

    NOTA: el anterior hilo de comentarios ha sido eliminado por no ser constructivo. Se puede comprobar aquí



    ) Elwin Álvarez Fuentes dijo...

    Estaba seguro de que había leído este genial texto tuyo hace rato y solo gracias a ti me doy cuenta de mi "error". Como latinoamericano y chileno, te puedo contar que siendo un adolescente aún, compraba la primera edición española de la mítica Fangoria (de ahí saqué el nombre de mi blog) y luego en mis primeros años universitarios seguía coleccionándola, hasta que se acabó, así como más tarde pude adquirir algunos números de la mítica Nueva Dimensión y cómics de la extinta Ediciones Zinco...(además de viejos tomos de Nebulae primera época). Por ende, soy testigo a mi modo que en la Madre Patria hace rato que la ciencia ficción lleva cultivándose, así como otras manifestaciones del "fandom"....En cambio en mi país solo a partir de la década de los noventa (en lo que llamo yo con mucho cariño mi "Edad Dorada") todo ello ha venido tomando la fuerza que hace rato lleva en España. Te cuento todo esto para que te des cuenta, que si te parece que en tu tierra la ciencia ficción apenas tiene cabida, en mi país solo en los últimos años ha ido cobrando fuerza. Por cierto...¿Y cuándo me honras leyendo y comentando en mi blog? (je).



    ) Lino Moinelo dijo...

    Hola Elwin. En el próximo artículo voy a hablar algo de ello. Aunque hemos tenido —o tenemos— algunos escritores consagrados como Domingo Santos o Ángel Torres Quesada, son totalmente minoritarios y sus obras son conocidas en exclusiva prácticamente dentro del mundillo. Es mi impresión. Para que haya difusión de la ciencia-ficción —por ser un género positivo y con posibilidades educativas y de fomento de la innovación— es necesario, en mi modesto entender, que haya una ciencia-ficción "de masas". Como alguna vez he comentado, si queremos que haya una buena obra de ci-fi por año, tal vez sea necesario que hayan 10 "del montón", no digo mediocres ni deseo menospreciar, pero si distinguir entre un tipo de obras más convencionales, más lúdicas, y otro tipo de obra más minoritaria, que genera menos ingresos, pero quizás, más relevante o causante de nuevas tendencias. Y más necesaria.

    Así que no te creas que estáis tan mal porque aquí el punto de inflexión lo pongo en la serie de TV "El Barco", que es de hace cuatro días, como aquel que dice. La serie tenía un buen planteamiento y posibilidades, pero lo convirtieron en un serial juvenil completamente anecdótico. Pero era un principio. EL principio.

    ¡Ahora mismo te visito!

    Publicar un comentario

    Deje por favor al menos un nickname, apodo o alias. Pulse la opción «Nombre/URL», si no tiene cuenta en ninguna de las opciones que blogger le ofrece. Si su solicitud no es respondida al primer intento ¡no se preocupe! inténtelo de nuevo por favor. Gracias.

    Lino (Al final de la Eternidad)
    (elfindelaeternidadblog@gmail.com)
    (Seguir al autor en Twitter)

    Formulario clásico de comentarios:
    _
     
    Google+