Compartir

La vida es un concepto que La Ciencia no ha logrado determinar con la exactitud que habitualmente se espera de ella. Como en tantas otr... (Publicado por Lino Moinelo el viernes, 17 de abril de 2009, a las 18:01, para el blog «Al final de la Eternidad»)

ADN
La vida es un concepto que La Ciencia no ha logrado determinar con la exactitud que habitualmente se espera de ella. Como en tantas otras ocasiones, esta indefinición es aprovechada por los autores de Ciencia-Ficción para dar rienda suelta a su talento creativo o tal vez, liberar sus inquietudes o temores por conocer respuestas a las clásicas preguntas que atormentan a la especie Humana desde sus orígenes, el Complejo de Prometeo por el cual ansiamos parecernos a nuestro creador, sea divino o natural.
¿Hasta que punto es capaz el ser humano de crear seres como el, en qué aspectos y con qué condiciones?

Seguramente, estas y otras preguntas similares han pasado por la cabeza de muchos autores de la antigüedad desde tiempos inmemoriales, puede que desde que el Hombre es consciente de su existencia, y necesita conocer cuál es el papel que El Creador, quien quiera que sea y allá donde quiera que este, ha dispuesto para el durante el limitado tiempo que permanecerá en este mundo. La soledad que en la búsqueda a estas respuestas ha experimentado nuestra peculiar especie, hace que cobre especial valor el imaginar la existencia a nuestro lado de un compañero con el que compartir nuestras dudas existenciales, para que tal vez en el intento por comprenderle, logremos hacerlo con nosotros mismos.

«El Grito» de Munch. Representación particular de la angustia del ser humano ante los misterios de su existencia Por otro lado, la desdicha por la que en ocasiones pasa la humanidad al tener que sufrir una y otra vez sus propios defectos, que provocan la muerte y destrucción de sus congéneres allá donde se aposentan, hace elucubrar a los autores de todos los tiempos a los seres humanos cometiendo el pecado de soberbia o hubris, como le llamaron en la Grecia Clásica, desafiando a su Dios e imitándole con la creación de seres para tenerlos a su servicio, sometiéndoles a su misma o peor suerte.


La Historia



Cartel promocional de la película alemana «El Golem» (1920), de Paul Wegener Según la mitología judeocristiana, Dios creo al ser humano moldeando su cuerpo a partir de barro, insuflándole a continuación una chispa divina. Siguiendo esta tradición, los antiguos transmitieron la leyenda del Golem, ser creado por el propio Hombre a su servicio a partir de materia inanimada, pero al que no le había transmitido el don de la humanidad, algo que solo El Supremo podía otorgar, según las antiguas escrituras.

Cuentan las leyendas que los alquimistas del Medioevo eran capaces de crear, esta vez a partir de material biológico, una especie de seres a imitación del ser humano pero de tamaño diminuto. A estos seres infra-humanos surgidos a partir de materia biológica se les denominó homúnculos. Siglos después Frankenstein (Mary Shelley, 1818) surgido de restos de origen humano tal y como imaginó la autora de la obra literaria que lleva el mismo nombre, compartiría muchos de sus aspectos con el Golem, excepto precisamente el de la materia de la que estaba construido.

Figuración según los alquimistas de un «homunculus» dentro de una espermatozoide.

Conocida escena de la película «Tiempos modernos» (1936), de Charles Chaplin En 1936 Charles Chaplin (1989-1977) dirige su película Tiempos Modernos, en la que se critica la esclavización que la humanidad se impone a si misma en las cadenas de producción. Dos años después fallecía Karel Capek(1890-1938), que un tiempo antes había brindado tanto a la Ciencia-Ficción como al mundo en general, un concepto gracias al cuál el imaginario colectivo plasmaría en el la gran mayoría de las leyendas sobre seres creados por el ser humano a su imagen, con los que compartir nuestras búsquedas filosóficas: el robot.

Capek imaginó en su obra R.U.R. (Robots Universales Rossum) (1920) a los robots como unos seres artificiales construidos y diseñados para sustituir al hombre en las tareas ingratas. Aunque este autor de origen Checoslovaco pensó en ellos como biológicos, sin embargo, el tratamiento posterior de los robots ha sido de forma mayoritaria la de considerarlos como entidades mecánicas. Hasta tal punto se asocia un androide o robot con un humano mecánico, que los guionistas de Blade Runner utilizaron, quien sabe si para evitar confusiones, el conocido término de replicante para referirse a su particular versión de los humanos artificiales.

Escena de la representación teatral en donde se utiliza por 1ª vez el concepto actual de «robot»

Pero si hay alguien a quien se le puede responsabilizar de la actual imagen de los robots, ese no es otro que Isaac Asimov. Sin olvidar a Stanislav Lem (1921-2006) y su tratamiento satírico y humorístico, aunque no menos filosófico, es gracias a las tres (más una) leyes que el Buen Doctor retorció hasta extremos casi imposibles en mil y una historias de robots, cuando la humanidad pudo por fin encontrar en el mundo de la literatura de Ciencia-Ficción a ese tan anhelado compañero de viaje, algunas veces accidentado, que la humanidad lleva recorriendo y cuyo destino aún no conoce.

Robot «Asimo» de Honda


El supuesto científico


La concesión científica que habitualmente se ha venido empleando en estas obras de Ciencia-Ficción, ha sido la de dar por supuesta la capacidad de crear seres tan inteligentes o con las mismas capacidades de los humanos, y una vez en este punto, especular y filosofar sobre que sentirán, o que dudas y anhelos tendrán. En definitiva, en que se parecerán o distinguirán, de los seres humanos.

«Cog», principal intento de simular la inteligencia humana en un androide

Sin embargo, a pesar de los prometedores comienzos de la Inteligencia Artificial (IA), los descubrimientos en este campo han puesto de manifiesto las tremendas dificultades en lograr su objetivo, por no hablar de cierta imposibilidad.


Problema: la consciencia, la inteligencia y la intuición humanas


Alan Turing El primer escollo en el camino hacia el desarrollo de máquinas con capacidades similares al cerebro humano, fue encontrado gracias al trabajo combinado del científico Inglés Alan Turing (1912-1954); conocido entre otros aspectos por su decisiva intervención en el descifrado de las máquinas de codificación Enigma, utilizadas en la Segunda Guerra Mundial por el bando Nazi; y el matemático Austriaco Kurt Gödel (1906-1978), cuyo trabajo en el área de la lógica ha sido uno de los más influyentes en el pensamiento científico y filosófico del siglo XX, según reza la Wikipedia. Aunque existen otros nombres de la comunidad científica cuyas aportaciones fueron imprescindibles, podría decirse que estos dos científicos dieron la forma final al problema, cuyas conclusiones que se pueden extraer, son como poco, sorprendentes:

Kurt GödelSegún los Teoremas de Incompletitud de Gödel, no es posible diseñar un algoritmo, o conjunto de axiomas, que sean a la vez consistentes y completos. Un conjunto de axiomas lógicos jamás serán suficientes para auto-demostrarse. Dicho de otra forma, la capacidad del Ser Humano en ser consciente de si mismo, no es posible lograrla matemáticamente en una máquina. Tal vez el ser humano no pueda aún siendo consciente de si, demostrarse a si mismo por mucho que se esfuerce siguiendo los caminos actuales, y mucho menos por lo tanto construir otras entidades que sean como el.

Turing por su parte, le dio la vuelta al trabajo de Gödel y dentro de la Teoría de la Computabilidad, desarrolló el modelo formal en el que se basan todos los computadores de la actualidad llamado máquina de Turing, gracias al cuál demostró que existen problemas que un sistema automático no puede resolver ni tan siquiera disponiendo de recursos ilimitados. Dicho de otra forma, que por potente que sea un computador determinístico (todos los actuales), es materialmente incapaz de lograr metas que un cerebro humano alcanza sin relativa dificultad.

La mente y consciencia, funcionando en alguna parte del cerebro humano De lo anterior se deduce que la consciencia que el ser humano posee sobre si mismo y del universo que le rodea, no puede ser emulada o simulada plenamente mediante un algoritmo o programa, con los paradigmas de programación tradicionales. Igualmente, compartiendo espacio en algún lugar del mismo cerebro que las alberga, existen el genio y la intuición humanas, gracias a las cuales los pertenecientes a dicha especie pueden resolver problemas a cuya solución los computadores no logran ni acercarse.

Pero una vez más, el Titán Prometeo acude desde su lugar en el Olimpo en ayuda de la humanidad, desafiando al resto de dioses y proporcionándonos de nuevo el fuego en forma de Mecánica Cuántica.

Prometeo, de nuevo en ayuda de la humanidad y desafiando a los Dioses
Foto: Wikipedia


¿Soluciones?: ordenadores cuánticos y redes neuronales


Representación de la superposición de estados en la mecánica cuánticaDesde que el ser humano descubrió la mecánica cuántica, no han cesado los quebraderos de cabeza para cierta parte de la comunidad científica que se aferra a un determinismo ordenado y predecible, pero totalmente insuficiente para continuar avanzando en el conocimiento. La Teoría del Caos y las estructuras matemáticas como los fractales, de aparición común en la naturaleza, añaden cierta angustia a dicho sector, que piensa que se le desmorona el sólido edificio de sabiduría que creían tener. Sin embargo, estas nuevas áreas del conocimiento, lejos de la incomodidad que para algunos parece presentar, pueden ser ese mensaje que Prometeo envía a la humanidad.

Sir Roger Penrose Uno de los miembros de la comunidad científica que ha decidido superar viejos prejuicios y explorar estos nuevos caminos es el científico de origen inglés Sir Roger Penrose (1930), que ha proporcionado algunas explicaciones al curioso funcionamiento de la mente humana. Según este científico y tal y como explica en su Teoría de la Mente, el cerebro humano ha de funcionar según patrones distintitos a los que la IA ha barajado hasta ahora, siendo la mecánica cuántica y su carácter no determinista y probabilístico, la que explicaría la mayor parte de las proezas que el órgano que protege nuestro cráneo es capaz de realizar.

Fotografía del primer computador cuántico de la empresa canadiense D-Wave Penrose defiende también la dualidad mente-cerebro, de forma similar a la dualidad programa-computador o software-hardware. En virtud de este concepto, un hardware basado en un computador cuántico, podría ejecutar software basado en redes neuronales o algoritmos genéticos, llegando a cotas que solo la Ciencia-Ficción ha imaginado hasta ahora, ya que lamentablemente, todavía no se han superado las dificultades existentes para construir una máquina cuántica funcional.

La Ciencia-Ficción


Siguiendo la tradición de respeto hacia el rigor científico, la Ciencia-Ficción no solo no ha sido ajena sino que casi ha predecido algunos de estos trabajos científicos:

  • captcha En 1968 Philip K. Dick nos dejo algunas claves en su obra en cuanto a las diferencias entre humanos y andrillos (replicantes en la película) con la aparición en la novela que sirvió de inspiración a Blade Runner del test de empatía de Voigt-Kampff, gracias al cual es posible diferenciar entre unos y otros. Turing ideo una prueba son intenciones similares llamada Test de Turing, siendo una de las muchas formas de este sistema el conocido para dejar comentarios en el que hay que teclear unas letras borrosas (Captcha), que un sistema automático no puede identificar, pero un humano si. 
  • «Elijah Baley» el detective humano que forma pareja con el legedario R. Daneel Oliaw. Y no, no es Will Simth.En algunas de las conversaciones que la pareja de detectives (incomprensiblemente desperdiciada para el cine o la televisión) formada por el humano Elijah Baley y el robot R. Daneel Olivaw (Bóvedas de acero –1954-, El Sol Desnudo –1957-, Robots del amanecer –1983-) mantenían entre ellos, consistían en tratar sobre sus diferencias. Su autor Isaac Asimov, describe en estas obras a la intuición humana como el factor que distinguiría a unos de otros al ser esta la capacidad de llegar a conclusiones útiles sin tener información suficiente. Es decir, sin ser determinista.
  • «Asimo» y las leyes Asimov permite que sus robots transciendan de si mismos al autoprogramarse con una ley que implicaba tener una consciencia de su papel en el universo asimilando un concepto abstracto como es el de La Humanidad: La Ley Zeroth, que podría definirse como una religión robótica y que supeditaba a las demás leyes:
    «Un robot no puede hacer daño a la humanidad o, por inacción, permitir que la humanidad sufra daño.»
  • En El robot humano (Isaac Asimov y Robert Silveberg, 1992), sus autores cuentan como el robot convencional doméstico NDR 113 adquiere habilidades artísticas debido a una serie de errores encadenados en las tolerancias de su cerebro positrónico, dando lugar a una combinación irrepetible y singular.
  • sueños de robot En el relato corto Sueños de robot (Isaac Asimov, 1986), la celebre doctora en el universo de los robots de Asimov, Susan Calvin, se enfrenta a un curioso caso: un robot que sueña. La explicación es que este robot ha sido programado mediante un paradigma nuevo según el relato, basado en fractales. Lo curiosísimo de este relato es la coincidencia en el decisivo papel que podrían tener los fractales en la comprensión del mundo cuántico tal y como explican en este artículo científico del 30 de marzo…¡de 2009!

La impresionante Tricia Helfer y un no menos impresionante Cylon mecánico... en otro sentido, claro La aparición de un humano artificial en cualquiera de sus formas (robot, androide, replicante, golem, etc.) junto a los humanos es utilizado como pretexto para todo tipo de debates en torno a cuestiones éticas y filosóficas sobre nuestra condición o nuestro papel en el universo, que con toda probabilidad no van a verse resueltas. El uso de parejas de protagonistas con cierto antagonismo, es también habitual en todo tipo de obras siendo el eje central de muchas de ellas. Una mención especial en estos aspectos que merece un artículo dedicado, es el excepcional tratamiento que se hace de la convivencia de Cylones y humanos en la moderna serie de Battlestar Galactica.

Figurilla representativa del «Golem de Praga» Para finalizar este largo artículo, una pequeña anécdota sobre la más famosa de las leyendas del Golem: en la misma ciudad donde falleció el responsable del vocablo que hoy utilizamos para denominar a nuestros Golems modernos o robots, oculto en algún ático, yace uno de los más famosos de estos seres mitológicos construidos a semejanza del ser humano: el Golem de Praga.

Cuenta la leyenda que en el siglo XVI un rabino de esta ciudad poseía uno de ellos. Su Golem era, como todos los Golem, tosco y falto de humanidad. Era así hasta tal punto que ejecutaba las ordenes de forma literal, y un día, al mandarle a sacar agua del rio inundó el poblado.

Lo increíble de este cuento es que se describe la actitud del Golem como la de un autómata moderno desde la óptica de la época, como si fuera uno de los robots que siglos más tarde imaginaría Karel Capek en su representación teatral, en la misma ciudad donde hoy reposa el supuesto Golem de la leyenda.

¿Sería el Golem un robot venido del futuro? ¿Sería esa chispa divina de la que carecía el Golem, la forma de llamar de los antiguos al Factor Humano que hoy les falta a los sistemas de IA?

Bueno, al menos como argumento de Ciencia-Ficción creo que no estaría mal.


Enlaces relacionados:



Artículo publicado posteriormente en portal Planetas Prohibidos el 7 de enero de 2011
Artículo publicado posteriormente en El Sitio de ciencia-ficción el 17 de julio de 2012
Artículo publicado posteriormente en el blog Fisiones el 8 de febrero de 2014 

Etiquetas: , , , , , ,
Vínculos  

11 comentarios:



) Pablo dijo...

Excelente post. Enhorabuena y gracias.



) peliculeros dijo...

Maravilloso texto! Un genial compendio de cómo en el arte (y no sólo en el arte) bien se ha reflejado uno de los mayores temores de la humanidad: el placer de jugar a ser dioses y el tener que presentar cuentas ante nuestra propia creación.

Siempre he creído que tras este tema de el Hombre intentando crear a su Semejante, aquel que intentamos emular a nuestra imágen y semejanza, yace a fin de cuentas el miedo que nos tenemos a nosotros mismos. Me encanta y acojona al mismo tiempo esa idea de que, con la IA, el Hombre trata desesperadamente de encontrar un espejo en el cual reflejarse.

Esperemos que el día que eso llegue -que llegará...- no tengamos que ajustarnos cuentas a nosotros mismos y nos vayamos a tomar por ahí como indican numerosas cosmogonías, actuales y antíguas...

Saludos!



) Guillermo (Atreus) dijo...

(Coño, pensé que respondiendo con la opción "Wordpress" aparecería con mi NICKNAME y no con el nombre de usuario de la cuenta... vaya.)



) Lino dijo...

Pablo: gracias a ti por la visita. Saludos

Guillermo (Atreus): completamente de acuerdo sobre los temores del ser humano sobre si mismo. Recuerdo haber hablado algo sobre esto, y alguien lo menciono, que todas esas invasiones de extraterrestres son también un reflejo de ese temor o necesidad de autoconfirmarse. También me recuerda que, muy relacionado con el tema de no sentirse solo en el universo, se tiene el Programa SETI, de búsqueda de inteligencia extraterrestre. En realidad, ni siquiera se sabe si son posibles otras formas de consciencia en cuerpos o mentes distintas a la humana.

Saludos



) Guibrush dijo...

Me encanta el tema que has expuesto aquí.
Muy cierto esto de que el ser humano se siente solo en el universo y busca desesperadamente ayuda o alguien con quien compartir estas inquietudes. De aquí surge también la idea de las religiones que no vienen mas que a llenar ese hueco, a darnos un consuelo con respecto a dónde vamos y de dónde venimos.

Por otro lado me encanta el tema de los robots, muy acertada tu mención al gran Turing y su Teoría de la Computación, base actual de todo a lo que la informática se refiere. Es cierto que actualmente se están investigando otras tecnologías para hacer avanzar la informática y poder así, hacer cosas mas potentes con los ordenadores, pero lo que yo creo que está pasando es que tenemos miedo. No sabemos a dónde nos llevará esta nueva tecnología y yo creo que los que tenemos mas miedo somos los que nos dedicamos a esto, que vemos en la física cuántica un campo que no sabemos controlar y que nos descolocará lo que actualmente está tan asentado y demostrado.

De nuevo (probablemente debido a mi miedo) me permito elucubrar sobre las "horribles" posibilidades que la física cuántica puede ofrecer a la informática y veo en mi mente Matrix o algún otro mundo similar destruido o dominado por máquinas tan potentes que supimos construir pero no controlar.
Es posible también que me equivoque; que en realidad lo que ocurra es un futuro similar al de Isaac Asimov y una máquina mas potente que el resto nos permita construir otras similares.
En cualquier caso lo que yo creo es que en esta era de florecimiento tecnológico el futuro del ser humano es mas impredecible que nunca.

Un saludo.



) Lino dijo...

Hola Guibrush. Entiendo lo del temor, ya que es desde un punto de vista humano, totalmente comprensible.

Pero no te preocupes, que los autores de Ciencia-Ficción ya están para advertirnos, y así, evitar en lo posible esos errores. ;-)

Saludos



) Mike dijo...

Me ha encantado el artículo. Lo linkeraré a mis artículos recomendados.

Por cierto; no encontraste ninguna otra plantilla más estrecha, verdad??? :D

Saludos!



) Lino dijo...

Gracias Mike.

Je, bueno si, la idea era focalizar el artículo, no poner barras laterales ni nada, y para facilitar la lectura dicen que es mejor en columna, y encima como ahora todos tenéis una pantallas tremendas panorámicas (yo no, snif), se debe quedar muy estrechito.

Pero todo tiene solución.... muy pronto ;-) (y no, no lo digo por que me vaya a compara una panorámica, aún no)


Saludos



) Lino dijo...

Tenía ya a punto precisamente los cambios para habilitar la anchura variable, lo que pasa es que no me convence la cabecera. Seguiremos probando.

Saludos



) Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Me impacta cómo tu genial texto como siempre, versa en muchos aspectos lo que yo burdamente traté en mi trabajo para la universidad. Por otro lado, tu acercamiento más científico al tema, permite mejor tener una idea completa de la posibilidad o no de que existan robots. Por cierto, vi que escribiste un nuevo texto, así que feliz de la vida pretendo leérmelo esta semana para dejarte mis comentarios.



) Lino Moinelo dijo...

Elwin, tu texto y el mío son complementarios. Es sólo que cada uno se ha centrado en campos distintos según su preferencia: este algo más científico, y el tuyo el humanista y literario. Pero ambos son —como digo en mi artículo reciente sobre Star Trek—, necesarios para comprender el mundo en que vivimos. En todo caso, tu artículo dentro de su contexto, pienso que es más exhaustivo que el mío.
Respecto al reciente artículo sobre la franquicia de Star Trek, expongo en el mi opinión personal sobre ella, con la que seguro que muchos entusiastas de la misma no coincidirán. Espero que seas o no uno de ellos, te guste.
:-)

Publicar un comentario

Deje por favor al menos un nickname, apodo o alias. Pulse la opción «Nombre/URL», si no tiene cuenta en ninguna de las opciones que blogger le ofrece. Si su solicitud no es respondida al primer intento ¡no se preocupe! inténtelo de nuevo por favor. Gracias.

Lino (Al final de la Eternidad)
(elfindelaeternidadblog@gmail.com)
(Seguir al autor en Twitter)

Formulario clásico de comentarios:
_
 
Google+