Compartir

No se puede pasar por alto en el mundo de la Ciencia-Ficción escrita en español, y porque no vamos a decirlo, en la Ciencia-Ficción intern... (Publicado por Lino Moinelo el jueves, 20 de marzo de 2008, a las 22:18, para el blog «Al final de la Eternidad»)

Portada actual de uno de los libros reeditadosNo se puede pasar por alto en el mundo de la Ciencia-Ficción escrita en español, y porque no vamos a decirlo, en la Ciencia-Ficción internacional en general, una obra como la Saga de los Aznar (no me refiero a este). Su autor es Pascual Enguídanos, un afable y sencillo valenciano de Liria (Lliria, en su idioma local), que decidió utilizar el seudónimo George H. White pensando que un nombre anglosajón le daría una mayor prestancia, conociendo los prejuicios del público español. Sobre todo en los años 50.

Es tal la importancia de esta saga dentro de la literatura del género, que ha recibido el galardón de la mejor saga europea de Ciencia-Ficción en la Eurocon de Bruselas de 1978.

Su autor recibió el Premio Ignotus por su labor, y la Saga de los Aznar fue llevada al cómic en dos ocasiones, siendo el equivalente español al Flash Gordon americano.

Una de las portadas de la saga con el estilo «pulp» de la épocaflash_gordon_portada_pulp_cómic

Esta importancia es debida seguramente a varias cosas: además de constituir todo un universo con tecnología propia, planetas, razas alienígenas, culturas, etc., es precursora en gran parte de algunos de los más conocidos clichés de la Ciencia-Ficción, incluso adelantándose a tecnologías por descubrir en la época en la que Pascual escribió su obra.

El escritor valenciano «Pascual Enguidanos Usach»
Pascual Enguídanos Usach
Por ejemplo, antes incluso de que se desarrollara en la práctica el láser, el Sr. Enguídanos nos describe un tipo de haz de energía utilizado (como no) en armas, llamado de luz sólida. Este tipo de haz, sería el equivalente a un rayo de materia (con algunos matices distintos) que Arthur C. Clarke utilizaría años después en uno de sus relatos (Claro de Tierra, 1977). No es la anticipación la única particularidad de la luz sólida, sino también la correcta aplicación de las leyes de la física (acción y reacción) al considerar estos haces sólidos como estupendos propulsores de las naves estelares que se verán a continuación.

Antes de que se estrenara La Guerra de Las Galaxias con su conocida Estrella de la Muerte, Don Pascual imagino lo que dio en denominar un autoplaneta. Dicho imaginario ingenio consiste en una enorme nave espacial de forma esférica, constituyéndose en todo un planeta autónomo. El primer autoplaneta consistía en un planetoide adaptado al transporte de seres humanos por el espacio, y expulsado de su órbita primigenia, al que bautizó con el nombre de Valera. Sería El Rayo el primer ingenio construido completamente desde cero como autoplaneta. No es necesario evidenciar más sus similitudes con el diseño de la posterior famosa arma de destrucción masiva de George Lucas.

La Estrella de la MuerteAutoplaneta «El Rayo»


Esta nave espacial gigante representa otra más de las características de esta obra del Sr. Enguídanos: su carácter trans-generacional. Son pocas las obras que narran las peripecias de sus protagonistas de generación en generación, esta es una de ellas (otra sería la serie galáctica de Gregory Benford). Para desarrollar la historia en estos términos, se explora un concepto utilizado como posibilidad para realizar viajes espaciales a estrellas lejanas: los viajes interestelares generacionales. De esta forma, el citado autoplaneta Valera, se convierte en una nave que surca la galaxia y en cuyo viaje las generaciones se suceden como tripulantes.

Naturalmente, como español no puedo dejar de notar que otra de las curiosidades de esta serie novelística, es que sus protagonistas también lo son, al menos inicialmente. Miguel Ángel Aznar de Soto y sus descendientes formarían un estirpe de héroes al estilo de Star Trek y La Nueva Generación, pero utilizando el idioma de Cervantes.

No es esta la única similitud con esta serie de los años 60, Star Trek. El teletransportador, utilizado en esta serie de televisión norteamericana y el cuál fue uno de sus iconos más conocidos entonces y en los años venideros, tuvo su homologo en el Karendon, un almacenador e integrador de materia, pero llevados por su autor hasta límites insospechados más allá que en la serie americana. Por ejemplo, mediante un Karendon modificado, se transforman los torpedos de las naves de guerra espaciales, en sus equivalentes de antimateria pero una vez han sido estos disparados, para así evitar el engorro y dificultad que supondría el transporte de tan peligrosa carga.

En una entrevista que le realizaron, se le pregunto sobre como se le habían ocurrido todas estas ideas sobre la tecnología. Su contestación fue:
...me pareció que era lógico...

La mejor contestación que un creador de la Ciencia-Ficción podría dar, al más puro estilo vulcaniano.

Aunque la coincidencia del apellido de la estirpe del protagonista con la del anterior presidente del gobierno español es anecdótica, no lo es la aparición y mezcla de otro género literario hecho famoso por las novelas de Tom Clancy y su personaje Jack Ryan: la Política-Ficción. Enguídanos, aunque sucumbe finalmente ante la represión de la dictadura franquista de entonces camuflando la estructura social política existente en la obra, se atreve a plantear un escenario político mundial sorprendente. Por ejemplo, en los Estados Unidos de Norteamérica se incluyen El Canadá, y existe algo llamado Federación Ibérica formada por los países actuales pertenecientes a Iberoamérica y toda la península ibérica.

En definitiva, toda una obra magnífica que lejos de perder interés, este crece con cada nuevo capítulo. Aunque se encuadra dentro de la Space Opera y serie B, el apreciable rigor científico y el tratamiento de los personajes, entre otras muchas cosas, hace que se pueda considerar como algo más fuera de esta clasificación. A buen seguro, de haber sido escrita en un país de lengua inglesa hubiera tenido una repercusión mucho mayor. Desde aquí, brindo este artículo como homenaje a este compatriota y paisano de una tierra valenciana que gracias a el junto con otros muchos, ha dado lo mejor a la literatura hispana de Ciencia-Ficción y el mundo del Cómic.

Más información:

Artículo publicado posteriormente en el portal Planetas Prohibidos el 12 de noviembre de 2010

Publicado por Lino Moinelo en La Saga de los Aznar a las 22:18
Etiquetas: , , , , , ,
Vínculos  

10 comentarios:



) Lino dijo...

Rebuscando en la red para completar el artículo, descubro que precisamente ayer murió Arthur C. Clarke. Descanse en paz.



) Santyago dijo...

Estupendo artículo. Como admirador de la Saga de los Aznar, te doy la enhorabuena.
Soy el (humilde) autor de La tira de la Saga. Sé que no es una maravilla, pero gracias por ponerla; es un orgullo y un honor.
Saludos.



) Lino dijo...

Muchas gracias a ti santyago, sobre todo por regalarnos con esta estupenda y simpática tira de La Saga. Enhorabuena por ello igualmente.

Saludos



) Anónimo dijo...

Comence a leer las novelas de la saga a los 11 años. Releerla de adulto me ha llevado a ver un trasfondo mucho mas complejo en todos los niveles que el de una space opera. Para mi sigue siendo una de las sagas mas atractivas de leer.



) Lino dijo...

Yo las conozco a través de los cómics, y en la época y con la edad que los leí, me encantaron. Ver personajes con nombres "más cercanos", era algo que se agradecía. Pasando por alto la calidad literaria un poco comprometida por las exigencias editoriales de entonces, según comentan los que las han leído, esta saga es conceptualmente excepcional.
Saludos "anónimo"



) Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Realmente se ve muy atractiva esta saga y te agradezco la hayas compartido con tu publico lector. Sé que este texto tuyo es antiguo, de mucho antes de que a mí se me ocurriera hacer un blog...¿Pero sabes si hay nuevas ediciones de estos libros? Lástima que no hayas dado más información sobre cuántos títulos comprenden la colección y sobre sus adaptaciones al cómic, que me habría encantado saber de ti, como paisano del autor y amante de la ciencia ficción, más al respecto.



) Lino Moinelo dijo...

Tienes toda la razón Elwin, mis reseñas siempre adolecen de carencias de ese tipo de datos. Me inclino siempre a mostrar otro tipo de visión, en este caso, el ser una space opera hispana veterana y precursora de otras que vendrían años después, y que merece la pena ser recordada. Por eso la Editorial Silente reeditó hace casi una década unos 26 libros que son los que forma la coleccion prinicpal, porque creo que hay otros libros relacionados, aunque no forman parte directa de la historia. En Tercera Fundación hablan de ello. Su calidad literaria no es de lo mejor ya que por aquel entonces en España se exigía hacer muchos libros en formato barato, y los autores hacían lo que podían ―el equivalente del pulp norteamericano―. Yo conozco la saga a través de los cómics, ya que era aún niño cuando la conocí, pero estos son ya una reliquia que dificilmente se puede encontrar hoy en día, si no estoy equivocado, salvo en formato digitial y compartidos por sus dueños.

En cuanto a su autor, no solo eramos paisanos, sino que seríamos casi vecinos, ya que era natal de un pueblo de mi misma provincia. :-)



) Elwin Álvarez Fuentes dijo...

¡Pues son un montón de libros! A ver si pillo algo por acá al respecto, que para que bien sepas solo leo en papel, pues el digital no me atrae, ya que me encanta tener un bonito libro en las manos (supongo responde a cierto placer intelectual y exhibicionista por parte de uno). Por cierto, mi penúltima entrada fue sobre una obra de ciencia ficción chilena...editada en tu país. ¿Y para cuándo nueva entrada en Al Final de la Eternidad? Ah, antes de aburrirte con mis palabras, me voy a leer esta semana a todo un clásico en el género: Robert Sheckley, que un amigo tanto me ha recomendado.



) Lino Moinelo dijo...

Me parece muy bien tu criterio, aunque yo sin embargo leo de las dos maneras. En el apartamento en el que vivió con mi familia ya no queda espacio para más libros en papel. En digital todos los que quieras. Bueno, si que queda espacio pero ese lo reservo para los libros de mis hijos, que hemos acordado que emprendan la lectura saboreando y disfrutando del olor de un buen libro impreso. :-)

En todo caso me refería a los cómics, que tratándose de ejemplares antiguos que difícilmente van a ser reeditados, es una suerte que la tecnología nos brinde la oportunidad de disfrutar de parte del aquel arte original de hacer cómics impresos. ;-)

Me alegro que dispongas de tiempo para añadir nuevos artículos a tu blog. El mio está muy justo y apenas tengo ni para leer de otros compañeros aficionados, pero el tuyo te aseguro que no lo pierdo de vista.

¡Saludos!



) Lino Moinelo dijo...

Por cierto, ahora estoy leyendo la Trilogía de Marte, de Kim Stanley Robinson en formato libro electrónico. Algo pesada, pero es sorprendente el ensayo político que trasciende.

Publicar un comentario

Deje por favor al menos un nickname, apodo o alias. Pulse la opción «Nombre/URL», si no tiene cuenta en ninguna de las opciones que blogger le ofrece. Si su solicitud no es respondida al primer intento ¡no se preocupe! inténtelo de nuevo por favor. Gracias.

Lino (Al final de la Eternidad)
(elfindelaeternidadblog@gmail.com)
(Seguir al autor en Twitter)

Formulario clásico de comentarios:
_
 
Google+