Compartir

George Lucas , catalogado en su momento como «un visionario» artífice de otras sagas tan importantes como Indiana Jones , acabó conve... (Publicado por Lino Moinelo el viernes, 1 de abril de 2016, a las 18:00, para el blog «Al final de la Eternidad»)

Momento en el que Vader le dice a Luke que es su padre, condicionando toda la historia

George Lucas, catalogado en su momento como «un visionario» artífice de otras sagas tan importantes como Indiana Jones, acabó convertido «al lado oscuro» uniéndose a la orden de los «productores abominables», cayendo en todos y cada uno de los errores que el mismo había denunciado e incluso utilizado en su propia obra. El director californiano ha acabado creando su propio «ejercito de clones», formado por seguidores atraídos más por el marketing que por el acierto cultural de una obra que trataba nuestra mitología de una manera nueva y llena de maravillosas posibilidades. 
«Ciegos estamos si la creación de ese ejército clon no pudimos ver»
—Maestro Yoda

¿Cuando comenzó a estropearse todo? Tras el estreno de La Amenaza Fantasma pocos admitimos en aquel momento el desastre que acabábamos de presenciar. La expectación, la nostalgia, el ansia por ver nuevo material relacionado con la galaxia que dejamos en los lejanos años 80 o la esperanza de que el próximo estreno mejoraría lo visto, nos tenían cegados y nos impedían percibir, cual Yoda despistado, cómo el lado oscuro establecía su plan. El Ataque de los Clones cumplió nuestras peores expectativas y cuando Lucas quiso arreglarlo con La Venganza de los Sith, ya era tarde. A manos de su propio creador, uno de los fenómenos culturales más importantes de nuestro siglo había sido aniquilado.
«Así muere la libertad, con un estruendoso aplauso»
Padmé Amidala

Si no lo vimos entonces ¿qué nos impide pensar que el inicio en tan tenebroso camino hubiera ocurrido antes, en la propia trilogía clásica?  Teniendo en cuenta con la perspectiva que ofrecen los años, que George Lucas nunca creyó de verás en el éxito de su creación, es posible que no llegara a entender los factores importantes del éxito de su obra. Seguramente alguien estará pensando que me he vuelto loco ya que Star Wars continua cosechando ganancias multimillonarias gracias al camino entonces emprendido. Ahora bien ¿convertir una obra en un producto comercial de masas es lo que los aficionados deseaban? ¿Implica tener un enorme colectivo de aficionados la conversión de Star Wars en un mero producto de consumo? ¿Qué ocurrió antes, fue la magnificencia de la obra la que la convirtió en un fenómeno multitudinario, o es su conversión en producto de consumo lo que le ha dado su definitiva forma actual? ¿Estamos los aficionados «maduritos» engañados por la irreal percepción infantil que desarrollamos cuando conocimos la trilogía clásica? En cualquier caso estoy convencido de que la saga de las galaxias merecía un destino mejor que convertirse en Lost o Walking Dead. Parece como si la enorme papada que Lucas ha desarrollado en las últimas décadas, fuera la evidencia de su transformación definitiva, cual Palpatine convertido en Darth Sidius, hacia el lado más oscuro y malvado del marketing que el mismo repudiaba, pero cuyo poder subestimó.
«No subestime el poder de la fuerza»
Darth Vader

El Imperio Contraataca (1980)

La segunda entrega de la saga por orden cronológico  —conocido posteriormente como «capítulo 5»— es considerada la mejor película de la saga. Los motivos que se suelen escuchar son relativos al guión —Lawrence Kasdan— y a la dirección —Irvin Kershner—. Pero si por algo se le recuerda es por la magnífica Batalla de Hoth, con esos enormes AT-AT acercándose inexorables a la base clandestina de la Alianza Rebelde, representando uno de los más impactantes espectáculos vistos en toda la historia de la ciencia-ficción. Sin embargo, en el fondo es una película de transición: un principio poco espectacular con unas aburridas sondas de exploración saliendo de un destructor imperial —muy alejado de la película que le precedía— rematado con un final incompleto.

Yo soy tu padre

Pero sobre todo, la frase que destaca de toda la obra y uno de los símbolos más reconocibles de la saga al completo, es la que desvelaba la relación filio-paternal entre Skywalker y Vader que dejó a todo el mundo descolocado. Esta premisa sorprendente fue un gran acierto mediático, sin embargo, es precisamente la dependencia que se tiene de ella y la importancia que ha adquirido dentro de la saga, el germen del mal que tendría que venir después. El padre de Lucas SkyWalker no fue inicialmente el mismo Darth Vader. Este tenía una relación simbólica con la figura paterna, esto es indudable, pero convertir ese mito en algo literal significaba además de introducir incoherencias en el guión, una peligrosa tendencia al folletín telenovesco soap opera—. Esto es lo que han sido en el fondo sagas como las mencionadas o es en lo que se han acabado convirtiendo otras como Star Trek Next Generation. La clave del valor añadido de Star Wars no fue convertir la galaxia entera en un salón doméstico donde se relataban problemas familiares, sino llevar a un terreno nuevo e inexplorado con las posibilidades que la ciencia-ficción ofrecía, la mitología del ser humano.

El Retorno del Jedi (1983)

Star Wars todavía se mantenía fresca en sus aciertos originales, a pesar de todo. El «capítulo 6» brindó a la ciencia-ficción otro de los más famosos personajes de la cultura popular: el Maestro Yoda. Pero si tras la última y peor película de la trilogía original no advertimos hacia dónde estaba derivando la saga, es porque no queríamos hacerlo. El lado oscuro nos emborronaba la visión y nos impedía admitir que a estas alturas, el argumento original comenzaba a no servir más que como excusa para inventarse una historia que no tenía nada que ver con aquella, ni tenía otro sentido más que el de continuar proporcionando material para el merchandising.

Yo soy tu hermana

Si lo de la paternidad de Vader podía perdonarse, la fraternidad entre Leia y Luke fue un verdadero despropósito, fuente de todo tipo de chistes sobre lo que originalmente representaba el mito de la princesa y el héroe. Otra de las premisas fundamentales que se desvanecían cual Obi-Wan atravesado por un sable de luz, es la del triangulo amoroso. De esta manera dos de los puntales en los que se basaba la historia original acababan de volatilizarse delante de nuestros ojos. Unos ojos demasiado emocionados con la victoria de la Alianza Rebelde sobre el malvado Imperio como para que nos sintiéramos extrañados o decepcionados, y mucho menos, advirtiésemos lo que iba a venir décadas después. Miramos para otro lado por no romper el mágico momento, mientras nos la metían bien doblada con nuestro consentimiento:

Volvamos atrás nuestra mente por un momento y situémonos en el magnífico inicio de la película original —la Princesa Leia huyendo en su Corellian de un enorme destructor imperial— ¿Cuales son las probabilidades de que un par de robots huyan en una cápsula de salvamento y vayan a dar precisamente con el planeta donde se encuentra el hermano de la propia princesa, a pesar de que no le conocía? Alguien podrá señalar que Leia Luke tenían algo más en común entre ellos hasta el punto de que les permitía sentir su presencia. Por supuesto, La Fuerza ha acabado convertida en una excusa para justificar cualquier cosa, y de cualquier manera.

Luke el caballero

Mark Hamill era joven y podría decirse que agraciado cuando se estrenó Star Wars. Su personaje juvenil y atormentado tenía atractivo para determinado sector del público, aunque es cierto que en líneas generales resultaba algo sombrío. En cualquier caso, se podía conectar con él hasta el punto de llorar de alegría cuando logra su objetivo y recibe su merecida condecoración de mano de la propia Princesa Leia, en una épica ceremonia final. Pero el destino del actor se vio marcado por un accidente que le dejó algunas lesiones en el rostro desfigurándoselo, no demasiado, pero sí de forma apreciable. La solución no era sencilla, pero había que dar alguna explicación. El camino que escogió George Lucas trastocó para siempre la carrera del rubio actor, al justificar que el cambio físico de su semblante estaba relacionado con su transformación en Caballero Jedi, convirtiendo al personaje todavía más falto de carisma y carente de humor —de tal astilla, tal palo... ¿o es al revés?—. ¿De verdad Luke quería convertirse en esto tras ser un héroe? Supongo que es lo que le pasa a uno cuando descubres que tras arriesgar tu vida luchando contra todo un imperio impulsado por la deslumbrante belleza de la princesa amada, descubres que es en realidad, tu hermana.
¿Un caballero Jedi?... yo desaparezco un poco y a todos les
entra delirios de grandeza.
Han Solo

La Guerra de las Galaxias, o el mito de la lucha entre el bien y mal por el dominio de una galaxia que perdimos, derrotados por los problemas familiares de su creador. Creímos haberla conquistado, pero sólo fue un sueño infantil.


Publicado posteriormente en el blog Planetas Prohibidos

Etiquetas: , ,
Vínculos  

2 comentarios:



) Elwin Álvarez Fuentes dijo...

¡No sabes la dicha que me da encontrarme con un nuevo post tuyo, tan interesante y lleno de buenas ideas como bien nos tienes acostumbrados! (como dice el dicho: "De lo bueno poco").
Ahora bien pasando al tema que aquí nos convoca, no te niego que no me esperaba tanta desilusión con la saga, que juraba en su trilogía original era de tu completa satisfacción. Por mi parte, como ya creo lo he dejado claro, no espero mucho de ella, de modo que así no me decepciono tanto, que para ciencia ficción de calidad prefiero otros títulos.



) Lino Moinelo dijo...

¡Hola Elwin! Bueno lo que se dice 'bueno' no sé, pero me temo que 'poco' si ya que voy justito de tiempo :-)

En cuanto al artículo, si hay algo de lo que estoy 'completamente' seguro, es que no hay nada de lo que esté 'completamente satisfecho'. ;-)

Star Wars me gustó mucho de niño, pero fue sustituido en mi catalogo de preferencias por otros géneros con los años. No me gusta que se mofen o menosprecien de esta saga simplemente porque usa la ci-fi de forma tangencial, creo que este género es tan amplio que se puede prestar perfectamente a esto y además con un resultado enriquecedor. Pero la verdad es que las dos continuaciones a la película original nunca me convencieron. Los aciertos eran más que los fallos y eso hacía que me olvidara un poco, pero ahora entiendo, con lo que ha venido después, cuando se empezó a gestar el mal. De ahí el artículo. La única y genuina Star Wars por lo que a mi respecta es la primera, aunque no voy a renunciar a otros aportes de las dos siguientes. El problema es que a partir de ahí no hay prácticamente nada.
Saludos

Publicar un comentario en la entrada

Deje por favor al menos un nickname, apodo o alias. Pulse la opción «Nombre/URL», si no tiene cuenta en ninguna de las opciones que blogger le ofrece. Si su solicitud no es respondida al primer intento ¡no se preocupe! inténtelo de nuevo por favor. Gracias.

Lino (Al final de la Eternidad)
(elfindelaeternidadblog@gmail.com)
(Seguir al autor en Twitter)

Formulario clásico de comentarios:
_
 
Google+