Compartir

Para ciertos aficionados al género, Star Wars se incluye con dificultad dentro de la ciencia-ficción. Se puede admitir esta postura, natu... (Publicado por Lino Moinelo el viernes, 4 de noviembre de 2011, a las 18:00, para el blog «Al final de la Eternidad»)

La encantadora «Princesa Leia Organa», armada con un «Blaster»Para ciertos aficionados al género, Star Wars se incluye con dificultad dentro de la ciencia-ficción. Se puede admitir esta postura, naturalmente, pero llega siempre un momento en el que hay que tomar una decisión. La saga de George Lucas tiene elementos tanto de fantasía en cuanto a la trama, como de ciencia-ficción por el entorno en el que se dearrolla. Esta situación propicia que cada uno se empeñe en encasillar con calzador en el género que mejor cuadre con nuestro particular deseo.

Partiendo de esta situación, nuestras carencias y manías influirán en la definición que les demos a las cosas. En España, y tal vez en el mundo hispano en general, no sé por qué clase de conspiración existe una especial ignorancia de ciertas definiciones que —sorprendentemente— nadie desea solucionar. Este es el caso de las armas de esta famosa saga «de las galaxias», empezando por la más conocida de ellas. El «sable de luz» o lightsaber, parece ser victima de una traducción engañosa que dificulta enormemente comprender el hipotético funcionamiento que en su día le quisieron dar sus creadores —plasma confinado en un campo de fuerza lo que sale de la empuñadura, no un láser—. El arma ficticia que da nombre a este artículo es casi tan famosa como su compañera Jedi, sin embargo, pocos conocen su nombre original. Mucho menos, en qué consiste en el universo imaginario de la saga.

Otros ejemplos de armas ficticias utilizadas en otras sagas son los también famosos phasers utilizados en Star Trek. Este nombre fue escogido seguramente para no confundirlo con nada existente, de forma que ningún aguafiestas científico pusiera pegas a la hora de señalar cualquier detalle pasado por alto —relevante o no para la historia—.

No soy físico, ni tampoco profesor. No puedo hacer uso de ningún argumento de autoridad, pero humildemente, con la física que se imparte en la carrera de informática, y con la pequeña experiencia que tengo escribiendo en blogs, creo que puedo explicar algunas cosas. En cualquier caso, lo podrán comprobar en un momento.

Las armas «de rayos»

No se preocupen, no es así como les voy a llamar. Es solo que así recuerdo cómo les llamábamos de pequeños, a las armas que disparaban haces de energía en aquellas películas de invasiones extraterrestres de los años 60. La aparición de Star Wars significó una revolución en como hasta ese momento se entendía el género también llamado de la «ficción científica», a pesar de las dudas que se generaron para incluirlo en este. En España no pusieron empeño en explicar apenas nada, más bien se diría que lo complicaron con las mencionadas traducciones inexactas y la omisión de detalles. La cuestión es que: en Star Wars las armas no disparan haces de energía (o láser), sino materia en estado de plasma. Pero, ¿esto que es?

El plasma

(nota: todo lo explicado en este apartado es REAL, salvo que se indique lo contrario)

La materia de las estrellas se ecnuentra en estado de plasma, debido a las altas temperaturas producidas por la enorme presión gravitatoria.Todos conocemos los estados de la materia: líquido, sólido y gaseoso. Estos estados dependen de la fuerza de cohesión de sus moléculas. Cuanta más energía aportemos a un material, calentándolo por ejemplo, sus moléculas comenzarán agitarse haciendo que estas uniones pierdan rigidez. De esta forma se pasa de sólido a líquido. Si se continua el proceso se pasaría al estado gaseoso, en donde las moléculas pierden prácticamente por completo esta unión, circulando libremente por el espacio en donde estén confinadas.

Si se aumenta todavía más la temperatura de un material, podrían incluso escaparse los electrones de la atracción del núcleo. A este efecto se le llama ionización, por la cual las moléculas que pierden electrones —carga negativa—, adquieren carga positiva.  En cuanto esto ocurre, se ha alcanzado el llamado cuarto estado de la materia: el Plasma.

El plasma es por tanto una materia gaseosa total o parcialmente ionizada, pero de carga global neutra al coexistir en el, un número similar de cargas positivas y negativas. Al estar constituido por elementos con carga eléctrica, tiene propiedades electro-magnéticas —es conductor y le afectan los campos magnéticos—. Sin entrar en detalles físico-químicos —que además de estar fuera de mi alcance no son necesarios para tener una idea general—, se puede decir que existen varios tipos de plasma según el material utilizado y en función de la temperatura alcanzada. Como ejemplos se puede citar:

  • El gas neón utilizado en tubos fluorescentes, en donde las moléculas de dicho gas están parcialmente ionizadas y emiten fotones —luz— en el proceso. 
  • En la industria existe algo llamado «antorchas de plasma» —lo más parecido que existe a un imaginario «sable de luz»— que consisten en una empuñadura en donde se genera un haz de plasma a muy altas temperaturas, utilizándose entre otras aplicaciones para cortar metal. 
  • El aumento de temperatura y la consiguiente perdida de electrones, puede ocasionar que las moléculas se descompongan, cambiando la estructura química del elemento. Los átomos resultantes pueden de nuevo recombinarse en otro material, liberando más energía en el proceso. Esto es a muy grandes rasgos lo que ocurre de forma natural en las estrellas, y de forma artificial en los «reactores de fusión», en donde se inicia una reacción en cadena mantenida por la propia energía generada. 

«Cañones láser»

(nota: todo lo explicado en este apartado es sobre artefactos FICTICIOS, salvo que se indique lo contrario)

Parece existir la creencia generalizada de que las armas en Star Wars emiten algo así como «ráfagas de láser» —lo que sería una autentica aberración—, pero esto no es así en absoluto. Es más, no lo es ni tan siquiera cuando se refieren explícitamente a los laser cannons —cañones de láser—. En el apartado técnico de la entrada correspondiente de la wiki oficial de la saga, se puede leer —en inglés— lo siguiente —las negritas son mías—:
(...) a pesar de que los láseres tal y como se ven en la guerra de las galaxias tienen algunas similitudes con los de la vida real, realmente es el plasma parte de la composición del haz, los cuales pueden interaccionar entre sí y son visibles en el vacío (en otra nota, el láser es en realidad el nombre del dispositivo en sí, no el rayo que emite). Ellos explotan al contacto con la mayoría de las superficies y, a veces en contacto con un escudo deflector. (...)
Se ha sugerido que la pistola / rifle / cañón, etc. láser, se utilizan simplemente como términos del argot, y los llamados láseres operan como los blaster, pero con el uso de un láser real para sobrecalentar el gas blaster y convertirlo en plasma o partículas cargadas energéticamente, (...).
Un «cañon láser»

Aunque parece que se ha tenido que hacer algún tipo de revisión —retconnned— sobre la utilización dada en la saga a la palabra láser —admitiendo tal vez un uso inadecuado en sus inicios—, el resultado tras las aclaraciones es que tanto un láser como un blaster son el mismo tipo de arma —disparo de gas sobrecalentado en forma de plasma a altas temperaturas—, siendo en el caso del láser el método empleado para producir dicho efecto sobre el gas. El resultado, tanto visual como mecánicamente, se corresponde con lo que conocemos de visionar en las películas y, esto es lo importante, sin transgredir gravemente ningún principio de la física. Salvo por supuesto, el suponer la existencia de dichos artefactos.

En la wiki oficial hay más información sobre el funcionamiento de un bláster, procurando eso si no salirnos mucho del idioma inglés. Se explica con mucho más detalle de lo que imagino muchos pensarán —cosas como el paso de gas de alta energía desde algo llamado válvula Heter a otra cosa denominada como cámara XCiter, en donde se generan los haces de materia comprimida en estado de plasma—.

Conclusiones

La pulcritud, esmero y minuciosidad de las comunidades que gestionan y editan los contenidos en las wikis oficial de Star Wars y en la de la Wikipedia, contrastan con la simplicidad, dejadez y absoluta falta de rigor de sus homologas en español. En aquellas, no se escatiman esfuerzos a la hora de aportar y justificar con todo lujo de detalles técnicos, la suficiente consistencia científica a los conceptos imaginarios utilizados en estas obras. No se deja lugar a la duda de incluirla en la ciencia-ficción. En otros idiomas como el español, se puede dar gracias de que exista la entrada correspondiente en dicha lengua, normalmente con una descripción superficial, llena de tópicos y prejuicios.

¿Por qué ocurre esto? Se puede imaginar que es la falta de gusto por la ciencia la que provoca que no haya ni exigencia por parte del público, ni ganas por parte de los administradores de las wikis. Lo que es menos comprensible es que aquellos se supone tienen los conocimientos científicos, no solo no aclaren las cosas, sino que se dediquen a señalar errores que no son más que producto de su desconocimiento del género. ¿Será por qué no les gusta la ciencia-ficción?. Si es así me parece bien, pero que la dejen en paz. Y si la critican, que investiguen bien la idea original de la que se parte, para entender lo que se desea mostrar y las dificultades a las que se enfrentan sus creadores. En lugar de esto, se observan de forma superficial los detalles en dichas obras y se asume de antemano el error, para luego profundizar profusamente en este. Una actitud muy poco «científica».

Enlaces relacionados

Enlaces de referencia


Artículo publicado originalmente en el portal Planetas Prohibidos el 30 de octubre de 2011

Publicado por Lino Moinelo en El Blaster a las 18:00
Etiquetas: ,
Vínculos  

8 comentarios:



) Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Humildemente, creo que romperse la cabeza pensando en la verosimilitud de las narraciones que nos han regalado tantas horas de sana diversión, no vale la pena y les quita su sentido de maravilla que necesitamos todos en algún momento (ya sea para relajarnos, olvidarnos de nuestras preocupaciones o simplemente disfrutar de la belleza de una buena historia). Me parecen bizantinas las discusiones de este tipo (y, ojo, no lo digo por ti, que bien entiendo las razones tuyas al abordar este tema en tu blog). Bueno, la verdad es que podría decir varias cosas al respecto, como que igual "Star Wars" no me enloquece, pero igual iré feliz de la vida a ver la nueva peli (y en 3D) a ver qué hizo el "apóstata" de "Star Trek" Abrahams.



) Lino Moinelo dijo...

Todos tenemos esos momentos, y en aquel entonces me vi en la necesidad de explicar esta cosas. Pero como tu bien dices, y ya comenté en otro artículo, las obras hay que verlas e intentar disfrutarlas tal cual sus autores intelectuales nos la ofrecen, con sus errores y sus aciertos. Si podemos bien, sino, mala suerte. Además algunas veces los supuestos errores resulta que también están ahí por algún motivo. Star Wars tiene sus cosas de las que algún día hablaré, pero son disfrutables si realmente vas con esa intención. Otra cosa es que luego la analices de otra forma más reposada como las de Star Trek Into Darkness: un producto de consumo rápido que cumple su función pero que si la rascas un poco, por desgracia, no le hace honor a la saga de la que lleva el nombre. Por cierto, imagino que a estas alturas ya sabrás que la vamos a tener de nuevo en TV. La oportunidad es de tal calibre que siento verdadero temor a que la desperdicien.



) Elwin Álvarez Fuentes dijo...

¡Oh! ¿En serio? (pregunta retórica en todo caso, que no dudo de tu palabra). No tenía idea de lo que me cuentas y como trekkie o trekker viejo, me alegra mucho la noticia. Supongo que estará ambientada en el nuevo universo..¿No? Por cierto, por como te refieres a la segunda peli de la actualización creo que te decepcionó, lástima, que a mi me encantó y a mis amigos también...¿Por qué no fue de tu agrado? A mí dejó tan contento, que hasta post le dediqué en su momento.



) Lino Moinelo dijo...

Hola Elwin. En cuanto a la serie de Star Trek para la TV, si no estoy equivocado, los derechos de comercialización los tiene la CBS, a diferencia de las películas que los tiene la Paramount. Esto es así desde que Gene Rodenberry le dejaron sólo tras Star Trek The Motion Picture. Con esto quiero decir que no creo que esté ambientada en el nuevo universo, pero en todo caso no se ha comunicado todavía, que yo sepa, estos detalles. Parece que de momento la están utilizando de gancho para promocionar un nuevo canal de TV a la carta o en 'streamin', o sea, que no pinta bien. En todo caso, el 'hype' es grande.

Iba a comentar en tu blog lo referente a Str Trek Into Darkness, y he visto que en esta entrada ya hablamos algo sobre este tema en concreto. Como no estaba seguro de a qué entrada te referías finalmente he decidido continuar en mi blog, pero no tengo inconveniente en cambiar si me confirmas cuál es la entrada a la que te refieres.

En primer lugar, no tengo una respuesta simple sobre la película. Hay varias capas, y cada una tiene su valoración. No puedo estar seguro de si lo tenían planeado —cosa que no me extrañaría ya que las productoras están constantemente llegando a acuerdos y no nos los cuentan— pero parece que JJ ha cumplido un papel que consistía en colocar a Star Trek en una posición comercial de partida para ir cogiendo luego, sin él, el tono más definitivo. Por esto, lo que hemos visto de JJ de películas de Star Trek propiamente, no es Star Trek, sino una reambientación del universo para acomodarlo a un nuevo público. En este sentido lo ha cumplido bien, pero no ha hecho honor a la saga a la que se supone representa.

Créeme que si había alguien en el planeta que deseaba ver las aventuras de Kirk y compañía con una estética mejorada, con acción y aventura y sin las limitaciones técnicas y presupuestarias que padecían en los 60, ese era yo. Pero no así, no a costa de la historia. La acción, los efectos y toda la paraferrnalia, han de estar al servicio de la historia, y no al contrario.

¿A qué me refiero en concreto? Pues hay dos momentos en la película que podrían ser un ejemplo. Al principio aparecen todos corriendo en un paraje alienígena exuberante y extraño. En plan Indiana Jones en otro planeta. Bien. No sabemos qué pasa, da igual, dejamos que transcurra la acción. De repente, Kirk deja un pergamino y sus perseguidores se paran a adorarlo. Comienzas a preguntarte extrañado ¿porque demonios no lo han hecho antes? es más ¿para que narices Kirk anda cogiendo cosas sagradas por ahí? Y antes de que puedas profundizar en esto, les ves saltar de forma espectacular al vacío. La película es una acción trepidante que no está al servicio de la historia, más bien al contrario, la entorpece o es la escusa para que sus defectos no se noten.

En la 'lucha final' entre Khan y Spock, tiene de fondo la necesidad de obtener la sangre de Khan para salvar a Kirk, Al parecer, nadie ha reparado en que tiene una docena de vainas con los semejantes del personaje que interpreta Benedict, con los que podrían obtener igualmente la solución. Pero claro, ¿como vamos a justificar la inevitable lucha final y desenlace emocionante? La lucha entre Spock y Kahn es estupenda, me encantó, pero una vez más, era completamente innecesaria, un recurso para la espectacularidad, enterrando la coherencia del guión.

En definitiva, si sólo hubieran cambiando la historia para que tuviera la suficiente coherencia, cosa que podemos obviarla en un esfuerzo para salvar la franquicia, todo estaría estupendo. Pero sintiéndolo mucho, tratándose de Star Trek la historia no puede quedarse tirada en la cuneta. Ahora que el nefasto guionista de Lost lo apartan, esperemos que algo mejore.

Saludos

:-)



) Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Definitivamente son un espíritu más sencillo, que disfruté este filme tanto, que por bien encuentro muy lógicos tus razonamientos, a mí me convenció por completo.



) Lino Moinelo dijo...

Por supuesto, yo también la disfruté esta más que otras coetáneas. A lo que me refiero es que Star Trek es algo más que mero entretenimiento. Pienso que las buenas obras se definen por lo que dejan tras sí, y en este caso, aunque la disfruté en su momento, este regocijo ha menguado. Sin embargo, con la Star Trek original sucede al contrario: cuanto más recuerdas sus historias más te fascinan. Lo único que pido es que mejoren en este aspecto, que el disfrute de la obra no se limite a su visionado. Por eso digo que es un blockbuster de 'consumo rápido'



) Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Volviendo al tema "entretención v/s contenido" en Star Trek, si miramos hacia atrás respecto a las pelis de la vieja guardia de esta franquicia, por mucho de que la mayoría de estas fuesen verdaderas joyas, creo con humildad que a la hora de pedir profundidad, comparadas con los episodios, perdían varios puntos. Ello porque al ser el cine más masivo y algo inmediato, se requieren argumentos menos densos si se desea ganar en la taquilla ¿No? Por otro lado, el díptico cinematográfico del nuevo Star Trek pienso que si bien no posee esa profundidad de la que hemos hablado, sí muestra regios valores morales que son plausibles en una producción hollywoodense: como la amistad, el autosacrificio, la tolerancia y otros más.



) Lino Moinelo dijo...

Yo no creo que haya que plantearlo de esa manera, es decir, un "enfrentamiento" del entretenimiento contra el contenido. No son cosas separadas ni contrapuestas, eso sí, es más difícil lograr las dos simultáneamente, pero por eso mismo tiene más mérito. Tampoco he querido dar a entender que eran las películas anteriores un "modelo", me refería al ámbito de donde la Star Trek es original que son las series de TV (ST TOS). Las películas, en efecto, adolecen de defectos similares además de estar producidas de forma algo "rácana", en un formato de serie b que no le hace honor a la saga. Esta visto que en este caso prestaron toda la atención a la rentabilidad comercial e ignoraron en exceso el resto de parámetros. Precisamente la excepción fue la primera de ellas, "Star Trek The Motion Picture" con una grandísima banda sonora y un guión muy bueno, además de una estética sobria heredada de Odisea 2001. El problema es que, igual que otras de las que hemos hablado como la de John Carter, la promocionaron de forma equivocada presentándola como una Space Opera tipo Star Was, y no era esto, era mucho más. De hecho, esta junto con la de Hulk de Eric Bana, son películas que transcienden el género en el cuál estaban encuadradas, igual que pasó con la serie original de Star Trek. A pesar de todo y de que aún así la película no fue tan mal en lo comercial, la lucha de egos entre Rodenberry, la productora y los actores, hizo que se separaran los caminos entre la soap opera de TNG en la CBS y las películas de calidad muy desigual de la Paramount, olvidándose desde entonces del verdadero espíritu de Star Trek. Y veremos si algún valiente lo retoma, más allá de los valores de amistad y compañerismo que las actuales, que está bien. También recoge algunas de las señas características del universo trekkie como la Primera Directiva. Pero lo hacen de forma superficial. Me gustaría que lo desarrollaran algo más.

Publicar un comentario

Deje por favor al menos un nickname, apodo o alias. Pulse la opción «Nombre/URL», si no tiene cuenta en ninguna de las opciones que blogger le ofrece. Si su solicitud no es respondida al primer intento ¡no se preocupe! inténtelo de nuevo por favor. Gracias.

Lino (Al final de la Eternidad)
(elfindelaeternidadblog@gmail.com)
(Seguir al autor en Twitter)

Formulario clásico de comentarios:
_
 
Google+