Compartir

Uno de los principales enigmas a los que se enfrenta la ciencia al investigar la posibilidad de viajar en el tiempo, y que por lo tanto co... (Publicado por Lino Moinelo el miércoles, 27 de agosto de 2008, a las 23:00, para el blog «Al final de la Eternidad»)

Uno de los principales enigmas a los que se enfrenta la ciencia al investigar la posibilidad de viajar en el tiempo, y que por lo tanto constituye un punto fundamental alrededor del cual giran las obras de ciencia-ficción relacionadas, es comprender qué es.

El Tiempo

La mente humana y su percepción subjetiva del tiempoEn cierta forma, el tiempo posee unas características que no son susceptibles de ser explicadas por la ciencia, ya que lo que las personas entendemos por este concepto es tan solo la forma en cómo es percibido por nuestra mente, como consecuencia de la alteración producida en ella por el paso del mismo.


El transcurrir del tiempo no es para la física más que una magnitud que interviene en la mayoría de procesos, siendo nuestra mente una parte más del mundo físico, aunque sea la parte que utilizamos para interactuar con este.
En el artículo anterior se daba una explicación de las llamadas paradojas temporales: la consecuencia teórica de lo que podría ocurrir si se realizarse un viaje en el tiempo e interferir indebidamente en la línea temporal, al alterar la misma hasta el punto de impedir que se pueda realizar el propio viaje al no existir, por ejemplo, el autor del mismo.

Cabe preguntarse entonces, si estas paradojas no podrían provocar en alguno de sus protagonistas alguna alteración en sus mentes, al desestabilizarse el proceso físico que influye en ellas. Especular sobre qué clase de vidas llevarían los inadvertidos protagonistas de un bucle espacio temporal, y cómo condicionaría este hecho en sus mentes, es un recurso de la Ciencia-Ficción poco habitual pero que ha dado sus frutos en dos películas de las llamadas, de culto:

James Cole (Bruce Willis) es un convicto con problemas de salud mental, que vive en una época en la que la humanidad, tras perecer en masa asolada a causa de un virus mortal, se ha de refugiar bajo tierra para poder sobrevivir.

En un desesperado intento por comprender las causas que originaron ese desastre y de encontrar una solución, la humanidad carente ya de algunos principios éticos fundamentales, utiliza estos convictos como «conejillos de indias» para explorar la superficie y obtener muestras. James Cole es uno de ellos, es cual es reclutado también como «voluntario» en una misión especial, gracias a la cual podrá recibir una amnistía.

Esta misión especial consiste en efecto, en probar una nueva tecnología capaz de volver al pasado, y así comprender e incluso impedir, los hechos que desencadenaron la tragedia. Lo que nadie salvo algunos de los protagonistas ha llegado a comprender del todo, es que la naturaleza y su protección cronológica lo impedirán, involucrando y causando a los personajes, unas vivencias que no comprenderán hasta que sea demasiado tarde, cuando el bucle espacio temporal se cierre y nada pueda cambiarse.

Donnie Darko (Jake Gyllenhaal), un adolescente con problemas de sonambulismo se libra de la muerte gracias a uno de sus episodios nocturnos, que le hacen salir de la habitación mientras un motor de avión venido del futuro cae sobre su habitación destrozándola. Desde ese momento, Donnie Darko experimenta visiones y alucinaciones que son diagnosticadas como esquizofrenia paranoide. Lo que no sabe nadie es que se trata en realidad de la respuesta de la mente del protagonista ante los mensajes venidos del futuro, que le instan a efectuar una serie de actos en un universo tangente, para así resolver la paradoja producida por la irrupción del motor en su universo primario.

La naturaleza, dentro de su plan maestro, aprovecha el problema mental del protagonista, acentuándolo tal vez, para introducir una serie de elementos y así evitar la paradoja. Otra forma de verlo es que la naturaleza, ante la dificultad de resolver la paradoja, acaba por alterar la mente del protagonista induciendole las paranoias pertinentes, que llevarán a la solución de la misma, conllevando su propia muerte.

El punto en común de ambos casos es que el posible origen de la enfermedad del protagonista es debida a la existencia en su línea de tiempo de un bucle espacio-temporal. Esta circunstancia, la alteración del normal trascurrir de la línea temporal, afecta de alguna manera a los objetos involucrados en ella. En estas obras de Ciencia-Ficción, se especula sobre que tipo de alteraciones se producirían y que papel juega en ellas, la mente humana.


Artículo publicado posteriormente en El Sitio de ciencia-ficción el 13 de diciembre de 2009

Publicado por Lino Moinelo en Tiempo y Mente a las 23:00
Etiquetas: , , , ,
Vínculos  

4 comentarios:



) Lino dijo...

Una vez más, el administrador de El sitio de Ciencia-Ficción, ha tenido la amabilidad de escoger este artículo para su publicación.

Gracias por la consideración y por la oportunidad.



) Guillermo (Atreus) dijo...

¡Enhorabuena, compañero! ;-) Me gusta especialmente la gran capacidad de síntesis con la que escribes tus posts, de una manera clara y concisa, aunque traten cuestiones complicadillas relacionadas con el género.

Supongo que ahora que has leído UBIK lo tendrás como otro buen ejemplo (y bastante fundador o al menos consolidador) de este tema de la Ci-Fi en que el espacio temporal se relaciona o confunde con el punto de vista mental del protagonista.

Saludos.



) Lino dijo...

Gracias Guillermo. Me gusta explicar las cosas, por supuesto, después de entenderlas :D. Ahora bien, me cuesta lo mio, ya me pueden salir bien, ya.

UBIK es un referente de la Ciencia-Ficción en cuanto al papel que la percepción subjetiva de la mente desempeña en nuestra compresión e interacción con el mundo que nos rodea, desde un punto de vista onírico. Algo similar a lo que pasa con los robots y Asimov, con la Ci-Fi.

¡Saludos!



) Lino dijo...

Ahondando algo más entre la relación entre UBIK y las obras que se referencian en este artículo (12 Monos y Donnie D.), encuentro que es la misma o parecida, relación entre la serie de TV británica «Life on Mars» (LOM) y la adaptación española, «La chica de ayer» (LCA).

Es decir no son lo mismo. Me explico (;-)):
En UBIK, así como en LOM, todo el mundo alrededor es una especie de recreación onírica de la mente del protagonista (aunque en UBIK es algo más complejo). En LCA y otras, se trata del efecto que causa en la mente del protagonista una distorsión de su línea temporal personal, pero el resto del entorno es real.

Es posible que haga algún post relacionado sobre esto o sobre LCA, un siglo de estos. Saludos

Publicar un comentario en la entrada

Deje por favor al menos un nickname, apodo o alias. Pulse la opción «Nombre/URL», si no tiene cuenta en ninguna de las opciones que blogger le ofrece. Si su solicitud no es respondida al primer intento ¡no se preocupe! inténtelo de nuevo por favor. Gracias.

Lino (Al final de la Eternidad)
(elfindelaeternidadblog@gmail.com)
(Seguir al autor en Twitter)

Formulario clásico de comentarios:
_
 
Google+