Compartir

Foto: The Space Review
Tropas del Espacio (1959) y Forastero en Tierra Extraña (1961) provocaron que me tuviera que remover incómodo cuando practicaba su lectura. Hay algo en Heinlein que resulta violento. No son simplemente sus diálogos y descripciones de profesores mutilados hablando de la violencia y del poder. Tal vez sea la seguridad y solidez con la que describe tanto una militarizada, férrea y convencida sociedad terrestre; como un tiempo después se mueve en un terreno completamente diferente, con un relato que inspira al movimiento Hippie de la época. Ambas visiones son tan irrefutables y contrapuestas simultáneamente, que te dejan pensativo, e incluso desorientado. No te da tregua.

Muchos dicen que este autor era fascista, por la descripción del régimen relatado en Tropas del Espacio. Algo en la novela les hace parecer que así es. Sin embargo, tan sólo la relevancia del ejército es el único punto, superficial, que pueda hacernos recordar a tan infausto régimen. El resto de características del fascismo como la discriminación racial o el culto al líder, brillan por su ausencia. El derecho a voto es aplicado a todos por igual, otra cosa es que el filtro aplicado para obtener este derecho nos resulte excesivo, pero esto no tiene nada que ver con el fascismo.

El vuelco en la posterior Forastero en tierra extraña no parece importar a los que opinan de esta manera, a pesar de mostrarnos una sociedad completamente distinta y darle al protagonista el papel de defender un sistema que fue considerado un ejemplo para el movimiento Hippie, como se ha comentado, y que muy fascista no es.

Si en una novela se le relaciona con el fascismo, en la posterior se le podría relacionar con el comunismo. Como no puede ser las dos cosas a la vez, tal vez sea algo diferente a algún punto común de ambas. Aunque pueda sorprender a más de uno, lo que comparten estos dos sistemas de trágico paso por la historia es el colectivismo. Por tanto, puede que lo que intentase con sus novelas fuera tan sólo mostrar las «dos caras de una misma moneda», siendo Heinlein simplemente un individualista.

Tropas del Espacio está escrita en primera persona. Es la historia de Johnny Rico, el cuál, se siente influido por su entorno para alistarse alegremente como carne de cañón para luchar contra un extraño enemigo que tan sólo saben de el, que es capaz de desviar meteoritos. Sin embargo, lo simbolizan como muy peligroso y cercano. La visión descrita en la novela es la de Rico, no la del autor. La versión cinematográfica de Paul Verhoeven supo captar esta otra visión irónica de la novela.

En definitiva, no tengo ni idea, ni me preocupa demasiado, cual era la ideología de este autor. Pero si comparamos con otros autores de ciencia-ficción que hayan realizado critica social en sus obras como Orwell o Huxley, ¿acaso importa cuál fuera esta? ¿eran partidarios de los Estados totalitarios que describen en sus novelas? En el caso de estos autores parece que está claro que no, pero de nuevo, ¿qué importancia y relación tiene el hecho de lo que defiendan, con el contenido de la obra, más allá de las influencias lógicas?

Tal vez el mensaje de fondo de Heinlein sea en definitiva, favorable de alguna forma a una sociedad regida por estos principios, que utiliza a enemigos oportunamente escogidos para unir y cohesionar a las gentes en torno de un objetivo común, y a la guerra como una forma «objetiva» de seleccionar a los mejores. Todo, como un mal menor frente a una sociedad que el vería como demagógica, débil, mediocre y sin valores, descrita en su posterior obra sobre el «Hombre de Marte».

O tal vez sea una forma de poder colocar en una balanza estas dos opciones extremas, para así, poder encontrar un equilibrio. Esta es una de las funciones habituales de la ciencia-ficción, su capacidad para crear realidades alternativas verosímiles, como una especie de simulación con la que poder experimentar, extraer conclusiones y generar debates.

Heinlein te hace cuestionar valores que crees inamovibles. Te obliga a revisar la coherencia de aquello que defiendes, de tus principios. Si es cierto que las buenas lecturas son aquellas que no te dejan indiferente, las obras de este autor lo logran con creces. Su opinión personal, no debería influirnos demasiado para valorar sus obras por su capacidad para estimularnos intelectualmente, haciéndonos replantear la realidad.

Pero mucha gente odia tener que enfrentarse a sus demonios. Les molesta que les hagan dudar, que les planteen situaciones que se alejan de las idealizadas en las que ellos creen dogmáticamente, de forma casi absoluta. Cuando se dan estas circunstancias, la solución suele converger a un tópico, muy utilizado cuando se desea destrozar al adversario y zanjar el asunto por la vía rápida: se le llama fascista.


Artículo publicado posteriormente en el blog Planetas Prohibidos el 5 de mayo de 2013
Artículo publicado posteriormente en El Sitio de ciencia-ficción el 17 de noviembre de 2013

Leer más...

Etiquetas: , , , ,
2 comentarios  

_
 
Google+