Compartir


Para no heredar continuamente la deuda que necesariamente se contrae cuando decides llamar a un blog de igual forma que un libro, como en este caso, he decidido cambiar el nombre del mismo por el que pueden comprobar en la cabecera: Al final de la eternidad.

El resto de direcciones, canales de suscripción, etc, queda exactamente igual. No he cambiado a otro nombre más distinto, para poder continuar con el resto de configuraciones como hasta ahora.

El homenaje y la inspiración (obviamente), continúan recayendo en la misma obra de Isaac Asimov. El resto trata, como siempre, de la ciencia-ficción. 

Espero que les guste.


Leer más...

Etiquetas: ,
0 comentarios  

_
 
Google+