Compartir

No pretendería buscar conceptos científicos en las obras de la ciencia-ficción. No porque no los haya en ocasiones, sino porque no es int... (Publicado por Lino Moinelo el domingo, 27 de noviembre de 2011, a las 17:45, para el blog «Al final de la Eternidad»)

El pintoresco «Doc» Emmet Brown de «Regreso al futuro», cuya estética recuerda poderosamente a la de Albert Einstein, científico cuyos descubrimientos y personalidad tuvieron una influencia decisiva incluso hoy en día en muchos aspectos, pero sobre todo en la imagen que los científicos ofrecen a la sociedad
No pretendería buscar conceptos científicos en las obras de la ciencia-ficción. No porque no los haya en ocasiones, sino porque no es intención de este género el tenerlos. Por un lado, porque la ciencia-ficción consiste precisamente en transgredir la ciencia, y por otro, porque este género no posee unos límites precisos que aseguren la coherencia en el método científico. Serán la creatividad de sus autores y el entretenimiento de su publico, los principales objetivos. Como en cualquier otro tipo de obra.

Sin embargo, la ciencia-ficción se diferencia del resto del género fantástico en que intenta dar a sus obras el máximo realismo posible. Este realismo —o más bien habría que decir «ilusión de serlo»— se logrará en función del autor y del público. Aunque la ciencia-ficción más convencional suele usar escenarios reconocibles —pero inverosímiles— para contar lo mismo de siempre; en ocasiones, el realismo consistirá en usar esos escenarios para contar historias que sin ellos sería imposible de hacer. En otras, en un uso más o menos escrupuloso del método científico, para que los postulados y las consecuencias que se deriven de ellos resulten plausibles, aunque  ficticias.

Pero el dicho dice «en ocasiones, la realidad supera a la ficción». El ser completamente consecuente con el método científico puede hacer a una obra ininteligible para sus lectores, resultando peor el remedio que la enfermedad. Bien por carecer estos del suficiente estímulo científico, o bien porque aún siendo coherente, no resulte lo suficientemente verosímil debido a causas político-culturales de todo tipo, presentes en la sociedad: prejuicios, manías, modas, tendencias, etc.

Aún así, la ciencia-ficción puede tener un carácter didáctico muy importante, al permitir ponerse en la piel de su autor para deducir y comprender las razones de escoger una solución determinada, en el universo particular que ha creado para ubicar su historia. Además, es útil para realizar «experimentos mentales», estimulando el conocimiento de los parámetros científicos utilizados, inventados u omitidos. En palabras de Miquel Barceló:
Son precisamente esas maravillas de la ciencia ficción las que atraen, como no podía ser menos, a los jóvenes que se interesan fácilmente por su temática y contenidos, encontrando en sus contactos con la ciencia ficción motivo de diversión pero también de reflexión original y prometedora.


Como creo que yo también fui uno de esos jóvenes a los que la ciencia-ficción les marcó para siempre, dedicaré una serie de artículos a estas reflexiones sobre aspectos científicos evocados a partir de la ciencia-ficción. La serie se llamará «Buena ciencia», y con ella deseo mostrar mi gratitud hacía todos los que con su legado, han posibilitado la ciencia-ficción tal y como la conocemos.


Publicaciones sobre ciencia en Al final de la Eternidad

[Publicado posteriormente en el Sitio de ciencia-ficción el 29 de marzo de 2015]

Etiquetas: , ,
Vínculos  

2 comentarios:



) Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Creo que las reflexiones que aquí compartes, bien pueden completarse al considerar los dos grandes tipos de ciencia ficción que todo fanático del genero logra diferenciar: dura y blanda. Por lo tanto especialmente cuando se refiere a esta última manifestación, bien debemos saber que en tal caso el propósito del autor no es la rigurosidad científica, si no que el análisis de nuestra humanidad misma, gracias a la extrapolación que permite el género.



) Lino Moinelo dijo...

Hola Elwin, completamente de acuerdo contigo. Aunque añadiría que esa clasificación de "dura/blanda" sea tal vez en muchas ocasiones, demasiado rígida. Pero que duda cabe que las obras de ciencia-ficción han de seguir alguno de estos caminos, con mayor o menor profundidad. En general, en la ciencia-ficción existe un vínculo especial, una conexión a través del mensaje, entre autor y lectores que es necesario entender. Los mundos en la ciencia-ficción son en muchos casos creaciones del autor que el lector ha de ser capaz de construir para poder entender el relato. Si esta simbiosis no existe, la lectura se hace complicada. Este es uno de los motivos por los que la literatura de este género difícilmente puede ser mayoritaria, aunque es en mi opinión, mucho más fascinante.

Publicar un comentario

Deje por favor al menos un nickname, apodo o alias. Pulse la opción «Nombre/URL», si no tiene cuenta en ninguna de las opciones que blogger le ofrece. Si su solicitud no es respondida al primer intento ¡no se preocupe! inténtelo de nuevo por favor. Gracias.

Lino (Al final de la Eternidad)
(elfindelaeternidadblog@gmail.com)
(Seguir al autor en Twitter)

Formulario clásico de comentarios:
_
 
Google+